Economía colaborativa.

Este tipo de economía de reciente expansión se basa en la confianza y la Colaboración. Actualmente ha visto la luz gracias a la coyuntura actual. La crisis mundial el paro y la pérdida de poder adquisitivo han propiciado su aparición. Vamos dirigidos a un universo en el que la superpoblación, y el agotamiento de recursos primarios nos está sensibilizando. Una posible solución a esta situación, abraza la idea del intercambio. Swapp se ha creado para aliviar esta saturación.

Nuestra ilusión ya no reside en poseer sino en compartir. Curiosamente, las nuevas generaciones no tienen interés en hacer de la posesión su meta. Mucho se ha hablado de su dependencia económica, de su estancia prolongada en el núcleo familiar. Ellos son los pioneros de esta nueva modalidad. No se distraen con prejuicios ni complejos. No necesitan la propiedad absoluta. Cambian de móvil, de pareja, de estudios o de casa con relativa facilidad. Viajan intercambiando casas, compartiendo habitaciones. La rutina les aburre, necesitan cambio constantemente. El estado de bienestar injustamente repartido les ha incitado a la rebelión.

Para disfrutar equitativamente, se ha puesto de moda el arte de  compartir. Esta plataforma brinda la posibilidad de disfrutar de lo impensable, haciendo un cambio. Prueba a compartir intercambiando y verás cómo cambia tu vida.

Economía colaborativa.

Este tipo de economía de reciente expansión se basa en la confianza y la Colaboración. Actualmente ha visto la luz gracias a la coyuntura actual. La crisis mundial el paro y la pérdida de poder adquisitivo han propiciado su aparición. Vamos dirigidos a un universo en el que la superpoblación, y el agotamiento de recursos primarios nos está sensibilizando. Una posible solución a esta situación, abraza la idea del intercambio. Swapp se ha creado para aliviar esta saturación.

Nuestra ilusión ya no reside en poseer sino en compartir. Curiosamente, las nuevas generaciones no tienen interés en hacer de la posesión su meta. Mucho se ha hablado de su dependencia económica, de su estancia prolongada en el núcleo familiar. Ellos son los pioneros de esta nueva modalidad. No se distraen con prejuicios ni complejos. No necesitan la propiedad absoluta. Cambian de móvil, de pareja, de estudios o de casa con relativa facilidad. Viajan intercambiando casas, compartiendo habitaciones. La rutina les aburre, necesitan cambio constantemente. El estado de bienestar injustamente repartido les ha incitado a la rebelión.

Para disfrutar equitativamente, se ha puesto de moda el arte de  compartir. Esta plataforma brinda la posibilidad de disfrutar de lo impensable, haciendo un cambio. Prueba a compartir intercambiando y verás cómo cambia tu vida.