Cadena de usos!

La generosidad entre desconocidos  alegran la vida. Es indiscutible que las actuaciones y las actitudes consiguen cambiar el mundo. La mejor forma de transformar situaciones incómodas en circunstancias armoniosas, consiste en favorecer la correspondencia, es decir, contar con los demás, unir los extremos y favorecer la conexión.

Alguien de alma dadivosa y espíritu liberal, me proporcionó una chaqueta de tacto suave y convenientemente caliente. La necesitaba para mi viaje de fin de curso al Pirineo Catalán. A cambio, entregué unas botas de nieve que ya no me valían y unos guantes. Lo más curioso fue que los destinos de estas prendas fueron a servir a distintos usuarios. Ese detalle adquirido inesperadamente, facilitó el viaje. Disfrutamos de esa excursión y al finalizar tuvimos la determinación de cederlos a los alumnos del año siguiente. Desde entonces, en nuestro colegio, se facilita la asistencia a estos viajes sin el requisito previo de contar con todo el equipo necesario.

Lo que hoy cambiamos, se lo ahorramos al sistema. 

Trabajamos para crear una consciencia de sostenibilidad. Os recordamos,  que tener la oportunidad de conseguir algo lleva implícita la necesidad de compartir ese algo. Además de comprometernos a cuidar de ese objeto o de esa circunstancia, para que lo que yo tengo y uso lo pueda disfrutar otro posible usuario.

Cadena de usos!

La generosidad entre desconocidos  alegran la vida. Es indiscutible que las actuaciones y las actitudes consiguen cambiar el mundo. La mejor forma de transformar situaciones incómodas en circunstancias armoniosas, consiste en favorecer la correspondencia, es decir, contar con los demás, unir los extremos y favorecer la conexión.

Alguien de alma dadivosa y espíritu liberal, me proporcionó una chaqueta de tacto suave y convenientemente caliente. La necesitaba para mi viaje de fin de curso al Pirineo Catalán. A cambio, entregué unas botas de nieve que ya no me valían y unos guantes. Lo más curioso fue que los destinos de estas prendas fueron a servir a distintos usuarios. Ese detalle adquirido inesperadamente, facilitó el viaje. Disfrutamos de esa excursión y al finalizar tuvimos la determinación de cederlos a los alumnos del año siguiente. Desde entonces, en nuestro colegio, se facilita la asistencia a estos viajes sin el requisito previo de contar con todo el equipo necesario.

Lo que hoy cambiamos, se lo ahorramos al sistema. 

Trabajamos para crear una consciencia de sostenibilidad. Os recordamos,  que tener la oportunidad de conseguir algo lleva implícita la necesidad de compartir ese algo. Además de comprometernos a cuidar de ese objeto o de esa circunstancia, para que lo que yo tengo y uso lo pueda disfrutar otro posible usuario.