Cadena de usos!

Cadena de usos!

La generosidad entre desconocidos  alegran la vida. Es indiscutible que las actuaciones y las actitudes consiguen cambiar el mundo. La mejor forma de transformar situaciones incómodas en circunstancias armoniosas, consiste en favorecer la correspondencia, es decir, contar con los demás, unir los extremos y favorecer la conexión.

Alguien de alma dadivosa y espíritu liberal, me proporcionó una chaqueta de tacto suave y convenientemente caliente. La necesitaba para mi viaje de fin de curso al Pirineo Catalán. A cambio, entregué unas botas de nieve que ya no me valían y unos guantes. Lo más curioso fue que los destinos de estas prendas fueron a servir a distintos usuarios. Ese detalle adquirido inesperadamente, facilitó el viaje. Disfrutamos de esa excursión y al finalizar tuvimos la determinación de cederlos a los alumnos del año siguiente. Desde entonces, en nuestro colegio, se facilita la asistencia a estos viajes sin el requisito previo de contar con todo el equipo necesario.

Lo que hoy cambiamos, se lo ahorramos al sistema. 

Trabajamos para crear una consciencia de sostenibilidad. Os recordamos,  que tener la oportunidad de conseguir algo lleva implícita la necesidad de compartir ese algo. Además de comprometernos a cuidar de ese objeto o de esa circunstancia, para que lo que yo tengo y uso lo pueda disfrutar otro posible usuario.

Cadena de usos!

La generosidad entre desconocidos  alegran la vida. Es indiscutible que las actuaciones y las actitudes consiguen cambiar el mundo. La mejor forma de transformar situaciones incómodas en circunstancias armoniosas, consiste en favorecer la correspondencia, es decir, contar con los demás, unir los extremos y favorecer la conexión.

Alguien de alma dadivosa y espíritu liberal, me proporcionó una chaqueta de tacto suave y convenientemente caliente. La necesitaba para mi viaje de fin de curso al Pirineo Catalán. A cambio, entregué unas botas de nieve que ya no me valían y unos guantes. Lo más curioso fue que los destinos de estas prendas fueron a servir a distintos usuarios. Ese detalle adquirido inesperadamente, facilitó el viaje. Disfrutamos de esa excursión y al finalizar tuvimos la determinación de cederlos a los alumnos del año siguiente. Desde entonces, en nuestro colegio, se facilita la asistencia a estos viajes sin el requisito previo de contar con todo el equipo necesario.

Lo que hoy cambiamos, se lo ahorramos al sistema. 

Trabajamos para crear una consciencia de sostenibilidad. Os recordamos,  que tener la oportunidad de conseguir algo lleva implícita la necesidad de compartir ese algo. Además de comprometernos a cuidar de ese objeto o de esa circunstancia, para que lo que yo tengo y uso lo pueda disfrutar otro posible usuario.


Economía colaborativa

Economía colaborativa.

Este tipo de economía de reciente expansión se basa en la confianza y la Colaboración. Actualmente ha visto la luz gracias a la coyuntura actual. La crisis mundial el paro y la pérdida de poder adquisitivo han propiciado su aparición. Vamos dirigidos a un universo en el que la superpoblación, y el agotamiento de recursos primarios nos está sensibilizando. Una posible solución a esta situación, abraza la idea del intercambio. Swapp se ha creado para aliviar esta saturación.

Nuestra ilusión ya no reside en poseer sino en compartir. Curiosamente, las nuevas generaciones no tienen interés en hacer de la posesión su meta. Mucho se ha hablado de su dependencia económica, de su estancia prolongada en el núcleo familiar. Ellos son los pioneros de esta nueva modalidad. No se distraen con prejuicios ni complejos. No necesitan la propiedad absoluta. Cambian de móvil, de pareja, de estudios o de casa con relativa facilidad. Viajan intercambiando casas, compartiendo habitaciones. La rutina les aburre, necesitan cambio constantemente. El estado de bienestar injustamente repartido les ha incitado a la rebelión.

Para disfrutar equitativamente, se ha puesto de moda el arte de  compartir. Esta plataforma brinda la posibilidad de disfrutar de lo impensable, haciendo un cambio. Prueba a compartir intercambiando y verás cómo cambia tu vida.

Economía colaborativa.

Este tipo de economía de reciente expansión se basa en la confianza y la Colaboración. Actualmente ha visto la luz gracias a la coyuntura actual. La crisis mundial el paro y la pérdida de poder adquisitivo han propiciado su aparición. Vamos dirigidos a un universo en el que la superpoblación, y el agotamiento de recursos primarios nos está sensibilizando. Una posible solución a esta situación, abraza la idea del intercambio. Swapp se ha creado para aliviar esta saturación.

Nuestra ilusión ya no reside en poseer sino en compartir. Curiosamente, las nuevas generaciones no tienen interés en hacer de la posesión su meta. Mucho se ha hablado de su dependencia económica, de su estancia prolongada en el núcleo familiar. Ellos son los pioneros de esta nueva modalidad. No se distraen con prejuicios ni complejos. No necesitan la propiedad absoluta. Cambian de móvil, de pareja, de estudios o de casa con relativa facilidad. Viajan intercambiando casas, compartiendo habitaciones. La rutina les aburre, necesitan cambio constantemente. El estado de bienestar injustamente repartido les ha incitado a la rebelión.

Para disfrutar equitativamente, se ha puesto de moda el arte de  compartir. Esta plataforma brinda la posibilidad de disfrutar de lo impensable, haciendo un cambio. Prueba a compartir intercambiando y verás cómo cambia tu vida.


Recicla Swappeando

Recicla Swappeando.

Voy a explicaros porqué me sumé al deporte de surfear navegando por las páginas virtuales del programa beta de Swapp. No tengo la costumbre de hacer donativos. Soy de los que si me encuentro con alguien pidiendo dinero por la calle, me dirijo al otro lado de la acera. ¡Lo siento! A mí me apetecería invitarles a un bocata, un café. Pero no suelen tener predilección por esos placeres, prefieren la tan codiciada plata. Monedas contantes y sonantes.

Para compensar mi tacañería, he de reconocer que siento mucho respeto por nuestro planeta. Creo que cuidar nuestra querida tierra es también cuidar de todos sus habitantes.  Me gustaría dejar un mundo mucho mejor de lo que me ha sido entregado. No tengo hijos, no creo en la  reencarnación, pero estoy convencido de que si cuido este increíble globo, si lo vigilo y lo mimo como se merece,  conseguiré ser generoso con los que vengan detrás de mí. ¿Porqué he decidido utilizar productos de Swapp?

He comprendido que cambiando lo que ya no uso por lo que puedo utilizar, contribuyo sin esfuerzo, a no consumir  nueva materia  prima. También ayudo a reducir el efecto invernadero y arrimo el hombro intentando combatir el  cambio climático. 

Te lo recomiendo, intercambia y ayudarás a sanar nuestro planeta.

Recicla Swappeando.

Voy a explicaros porqué me sumé al deporte de surfear navegando por las páginas virtuales del programa beta de Swapp. No tengo la costumbre de hacer donativos. Soy de los que si me encuentro con alguien pidiendo dinero por la calle, me dirijo al otro lado de la acera. ¡Lo siento! A mí me apetecería invitarles a un bocata, un café. Pero no suelen tener predilección por esos placeres, prefieren la tan codiciada plata. Monedas contantes y sonantes.

Para compensar mi tacañería, he de reconocer que siento mucho respeto por nuestro planeta. Creo que cuidar nuestra querida tierra es también cuidar de todos sus habitantes.  Me gustaría dejar un mundo mucho mejor de lo que me ha sido entregado. No tengo hijos, no creo en la  reencarnación, pero estoy convencido de que si cuido este increíble globo, si lo vigilo y lo mimo como se merece,  conseguiré ser generoso con los que vengan detrás de mí. ¿Porqué he decidido utilizar productos de Swapp?

He comprendido que cambiando lo que ya no uso por lo que puedo utilizar, contribuyo sin esfuerzo, a no consumir  nueva materia  prima. También ayudo a reducir el efecto invernadero y arrimo el hombro intentando combatir el  cambio climático. 

Te lo recomiendo, intercambia y ayudarás a sanar nuestro planeta.